martes, 5 de septiembre de 2017

Sobre Corea del Norte



Buenas!

Gracias a la "libertad" de información de Facebook, he tenido que armar este tinglado para poder compartir un enlace de un sitio que informa de manera diferente sobre lo que está pasando con lo de Corea del Norte, toda esa región, las armas... en fin, dejo en enlace, a ver si puedo zafarme de las medidas de "seguridad" contra la información...

http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/18387-los-misiles-de-corea-del-norte-dejaron-en-evidencia-el-sistema-de-defensa-antimisiles-estadounidense

Un saludo!

H.


sábado, 26 de agosto de 2017

Anomalías en la nube!




Ayer me pasó una cosa del todo incomprensible respecto a la nube de Apple, esto es iCloud, en cierta manera la uso casi de manera inconsciente, sé que es una forma de guardar toda clase de elementos, que además es casi todo automático, ya sea la fototeca o si tengo dispuesto que el Mac guarde copias de según qué carpetas, y como tengo lo de los 50 gigas por un euro al mes, pues es fantástico. Lo malo de los automatismos es que a veces si surge un problema no sabes, y lo peor, no vas a saber qué hacer de forma fácil y eficiente.

Pues bien, estaba yo para preparar un gif desde el iPhone con una aplicación muy chula que hace poco regalaban de forma extraordinaria, llamada “imgPlayPro”, cuando de repente la aplicación me lanza un aviso de que no se puede preparar por un error en la red, más o menos, y apenas cinco minutos antes acababa de preparar otro gif sin problema; así que me puse a indagar desde ajustes, desde fotos del iPhone… no veía nada raro, a excepción de una advertencia dentro de un círculo en cada una de las fotografías, y queriendo pulsar sobre esa advertencia… nada sucedía, así pues a buscar por la web: encontré una página donde hablaba del gran fallo de esa advertencia, donde Apple no ha tenido a bien poner más herramientas a disposición del usuario al encontrarse con algo tan ilógico como es esa advertencia de la que no puedes gestionar absolutamente nada, y es verdad; pero el caso es que la información no me estaba ayudando en nada, porque el artículo al final hablaba de que esa advertencia sale si no estás en una zona wifi, por lo que en “iCloud Drive” debes de activar DATOS, y eso… yo ya lo tengo y a pesar de estar en zona wifi, si ésta NO iba, lo normal es que se acogiera al 4G, pero no fue así.

Pero lo estoy contando muy “fácil” y no lo es para nada, porque me doy cuenta de que a parte de la señal de advertencia dentro de un círculo, no puedo retocar la imagen, saliéndome esta vez un mensaje de aviso de error desde Fotos, que hay un error en iCloud inténtalo más tarde. Así que entro en ajustes nuevamente a ver qué pasa, y no veo que pase nada; miro en el iPhone de mi Compañera y veo que en el de ella sí se puede acceder a las fotos, NO hay símbolo de advertencia por ninguna parte y se pueden gestionar las fotografía de todas las maneras.

Estando a punto de pedir asistencia por parte de Apple, me doy cuenta de que ya es muy tarde y me pone como para programar una llamada para mañana, o sea, hoy Sábado, pero no lo veo, necesito acceso a las imágenes y preparar el “gif-vídeo” de que YA MISMO, así que… mi intuición se pone en marcha y decide apagar los router y ya está, y así fue, después de unos instantes, todo se corrige, de tal manera que las fotografías ya son accesibles de todas las maneras, tanto desde la aplicación de gif como Fotos y como todo, de hecho entre las muchas cosas que había hecho fue desactivar iCloud Drive y volverlo a activar, mostrándose en el escritorio del iPhone con un puntito azul, como de recién actualizado, y cambiado el sitio del icono, y es más, en una de las primeras aperturas de la aplicación de iCloud después del lío NO estaban todos los archivos visibles, cosa que casi me asustó, pero viéndolo a través del Mac vi que estaba todo en orden, al rato volví a abrir la aplicación en el móvil y ya estaba todo y del todo en orden.

Conclusión: por cualquiera sabe qué razón, mi iPhone detectó alguna anomalía en la red wifi y ya está, no quería conectar con iCloud a saber por qué razón inexplicable y NO se ponía en acción el 4G de forma automática; eh… sí, el terminal lo apagué dos veces, por cierto una de las veces no me pidió el desbloqueo de la SIM, en la segunda vez sí, y de ahí también deduje que algo raro había, o en la red, o en los router…. o, Dioses míos, espero que no sea el propio iPhone, que tiene ya dos años y aunque es un 6 plus… lleva una vida MUY ajetreada de 24 horas en activo, desde hace unos meses sobre todo, que es de gran ayuda en momentos de cuidar a alguien.

La intuición es algo que NO se aprende, es algo que se tiene o no, no sé si es un don, o, como bien se suele completar... jajaja UNA MALDICIÓN, en todo caso esta vez me ha ayudado, seguro que no se vuelve a repetir y que será, quién sabe, otra cosa. 

De todos modos estos calores sofocantes durante tantas horas y tantos días y casi semanas… NO es bueno pá ná, y hasta los chips y los bits se ponen malitos.

Un saludo.

K.


lunes, 10 de julio de 2017

El Séptimo Arte o...





…el que sea, no se sabe todavía qué orden puede tener eso que llamamos Cine.

Buenas tardes!!

Es que acabamos de ver una peliculaza de esas que hacen tambalearse todo, sobre todo la Consciencia. ADVERTENCIA: NO está en internet, hay anuncios falsos en youtube pero te llevan a ver un vídeo chorra anunciando otra cosa, se hace cuando la peli tiene tirón, es un estreno, llama la atención, que es redundante de lo primero y etc; la película se titula “OKJA”, se pueden ver trailers, comentarios, esto y lo otro, pero se estrenó el día 28 de junio en Netflix, y nosotros hemos esperado hasta anoche que empezamos a verla, y la hemos terminado de ver en la comida, y nos hemos quedado de piedra y media. 

El caso es que más allá de lo que va la película, absolutamente fascinante, llena de imaginación y mucho más allá de lo que hablan las cutres críticas y los listillos culturetas de eso, como pongo en el asunto “séptimo arte”, a ver, hay películas que son Arte, así es, y otras que no son ni cine, ni arte ni ná, así que englobar, como siempre, lo que sea, en algo porque le llamen de la misma forma NO, no tiene ni sentido ni se hace Honor a NADA.

Al parecer el director de la película, Coreano, por supuesto de la Corea “buena”, faltaría jajaja, tuvo una especie de espejismo al ir conduciendo por la carretera y parecerle ver un ser gigantesco corriendo por entre la vegetación, y de ahí le despertó la imaginación para crear una historia que mezcla, entre otras cosas: los Seres pensantes, sintientes, amantes, etcétera están más allá de los simios parlantes; más allá de las tonterías contadas a través del cine por los yanquis… hay realmente cine, ALGO con contundencia que contar, no sólo estupidez y efectos especiales… sin efecto alguno, y por su puesto una reflexión importantísima: dejar de comer carne… o ser cómplice de ese constante crimen que hace que estés comiendo sufrimiento, y que sólo en el caso de ser un ente pusilánime, sin sentimientos y por tanto, eso, un primántropo poseído de locura y maldad le dé igual ocho que ochenta, con lo cual, como se comprenderá, llegado el momento, cuando al ser humano se le masacre como si fuera un insecto sin más sentido que ser alimento de otro más grande, NO habrá a nadie a quien llorar ni pedir clemencia ni NADA de NADA.

Lo que no logro entender bien cuando leo algún bosquejo de “crítica” a los cinéfilos de pacotilla, o a los que hacen las sinopsis… qué es lo que narices verán?, me hacen dudar de si verdaderamente ven la película que sea, porque no tiene, en muchas ocasiones, NADA que ver con lo que luego uno ve, además, claro está, del trasfondo, que por su puesto con la culturetería NO da para SENTIR ESO.

De momento, y dando un buen paso, vamos a tratar en casa de NO comer nada animal, no quizá en plan vegano, o sea, que huevos sí por la proteína,  … ya, sé que los veganos verán asqueroso comerse eso, pero si nos ponemos… no comeríamos nada, porque la lechuga también sufre al ser arrancada de la tierra, pues es un ser vivo, pero a ver, mientras se tengan estos cuerpos biológicos y no puedan ser de plástico o metal o qué se yo, habrá que sobrevivir como se pueda; pero vamos a probar a no comer carne, porque insisto, es como comer sufrimiento y ser parte del crimen.

A más ver...

                     H.




domingo, 19 de junio de 2016

El Club de la Lucha





Buenas tardes!

Toca reflexionar tras ver una impactante película titulada “El club de la lucha”; los motivos para hacerlo son varios, a saber:

UNO: es de 1999, basada en una novela escrita en 1996. (Luego se extiende la reflexión del por qué este dato del tiempo lineal es importante.)

DOS: trata sobre un aspecto que desde la precariedad del pensamiento humano puede discernirse la ambigüedad, -y por ende el prejuicio-, de “ya estamos de nuevo ante un loco”, no porque lo esté o lo sea, si no porque es DIFERENTE al pensamiento reduccionista de la plebe; si eres distinto, pero MUY distinto, estás mal, esa es la premisa y de ahí no se sale NADIE que no tenga la suficiente inteligencia para pensar por sí mismo o “por” sobre la Gestalt que sea, que es UNO y MÚLTIPLE pero sin dejar, valga la reiteración, SER UNO MISMO.

TRES: el final de la película, -que NO desmonta nada para quien no la haya visto- es del todo visionario, yo cuando estaba viéndolo no cabía en mi asombro:


Porque cualquiera que haya estado atento desde el archifamoso once de septiembre de 2001 u “ONCE ESE”, sabrá lo que pasó ese día, y no voy a repetir cual loro desinformante nada de lo que repiten esos medios, por lo que diré sin ningún tipo de tapujos: la demolición de las torres gemelas más el edificio negro o también llamado “SIETE”, que no tuvo absolutamente NADA que ver con ninguna clase de ataque aéreo, ni de aviones ni de misiles:



El desarrollo de la reflexión podría hacerse desde diferentes vertientes, pues cabría decir que el “terrorismo” del que los medios de desinformación desde hace ya tanto, antes incluso del autoatendado mencionado del once de septiembre, es siempre, siempre, y siempre, inventado, de tal forma que podríamos decir sin ningún tipo de dudas que NO HA HABIDO ni un sólo atentado terrorista que hayan llevado acabo los que se supone tendrían que ser terroristas: gentes que quieren causar el mal a otros por una u otra razón, como por ejemplo: tú fastidias a alguien en su tierra, el de esa tierra se rebela y te fastidia a tí en la tuya, pero no dándote un pequeño susto o alarmando un poquito a la sociedad, si no un TERROR de verdad; siempre digo que no me gustaría estar en la piel de un palestino, y siempre menciono a los palestinos porque viven en un TERROR constante, sin descanso, día sí y día también, pues es como les obligan a vivir los que ocupan su tierra.

Hace no mucho al terrorismo se le llamaba “guerra”, unos y otros entraban en conflicto por distintas excusas, que no razones; el ser humano es violento por naturaleza, tiene una necesidad monstruosa y ancestral de provocar el mal allí donde está, incluso cuando parece que está haciendo el bien, lo único que está haciendo es urdir un plan para fastidiar al prójimo, y ésto, aunque sea de forma inconsciente, no es excusa, es lo que hace ser al humano un bicho abyecto hasta la médula. No es ninguna novedad y lo reiteramos mucho, pero no es porque sí, es simple observación.

El caso es que película y supuesta realidad tienen un fin completamente distinto, siendo más “real” el de la película o ficción que el de la realidad o… de nuevo ficción, aunque haya gente realmente implicada (familiares) en esa vivencia y que si leyeran esto se enfadarían bastante, pero hierran en su enfado si fuera dirigido hacia esta observación, pues quienes cometieron el crimen están tirando de los hilos de quienes parece que gobiernan.

Y es tanto así porque los del club de la lucha han formado un ejército para quitar del medio las memeces de la “cultura de la necesidad”, necesidades que NO son necesarias en la inmensa mayoría de los casos, simplemente son caprichos para hacer endeble al primántropo y estar siempre necesitados de necesidades falsas, con lo que consiguen un aborregamiento perfecto para imponer una idiocracia que cada día que pasa idiotiza más al vulgo.

Ese “ejército” no es más que la casi perfecta escenificación de la tiuzdad en busca del paso hacia la Evolución del Espíritu en forma de entidades Divinas, o sea, los Tiuz, que NO se andan -no Nos andamos- con tonterías ambiguas: lo que tiene que ser, es, o dicho como lo decimos muchas veces: "lo que éh, eh, y lo que no éh, no éh”, dicho sea de paso con el deje andaluz, como no puede ser de otra forma. Las perogrulladas a veces parece que lo son, pero no es tanto así; si quieres de verdad provocar un mal que lamenten los que han producido mal, debe de ser hasta las últimas consecuencias, de lo contrario se queda la cosa en “un sí es no es” que da asco; caso idéntico si lo que quieres provocar es el bien; por gracia Nosotros sólo queremos la Armonización de una Tierra -RAN- en la que reine lo que debe de reinar, pues el bien y el mal son sólo medias verdades del mono loco que nosotros mantenemos MUY lejos.

Decapitar al sistema consumista parece la idea de un cantamañanas cualquiera de estos que están tan de moda, pero no se puede decir desde el mismísimo consumismo, de hecho NO se dice: actúas como deba de ser sin la teatralidad de la desinformación mediática, que es lo que necesita el humano para poner en “verdad” lo que es del todo MENTIRA; es como que si algo no sale a la luz “pública” no existe, y si sale sí, PUES NO; cuanto más verdadero sea algo, más estará en donde deba de ser, sin miradas innecesarias de necios que no van a comprender la trascendencia de lo que de verdad SEA ALGO.

La película en sí misma y casi durante una hora puede dejarte en plan… “vaya pestiño de violencia, otra más”, pero a veces se debe de tener algo de paciencia para comprender toda la intrincada trama, y esta película la tiene y de qué manera. Nosotros como NO hacemos análisis de interpretación, cuadro de actores ni pamplinas de esas, queda la reflexión bastante abierta para analizarla mucho más, pero eso, desde una perspectiva más allá del dedo que señala a la Luna ;)


Lo de las fechas no lo he recalcado mucho porque creo que por lógica se entiende: la novela es de 1996, la peli la hacen en 1999 y los autoatentados-demoliciones de las torres gemelas y edificio 7 son en 2001, en fin, parece que se ponen del revés las cosas; normalmente un hecho funesto provoca hacer una película, pero aquí parece que primero hicieron la película y después se la han montado en la realidad… o lo que quiera que sea ello.

H.


miércoles, 1 de junio de 2016

La Rueda del infortunio




Muy buenas!!

A reflexionar se ha dicho!!

Resulta que el gigantesco desorden mundial impuesto por los de siempre -y que otros faltos de razón llaman “nuevo orden mundial” y se quedan tan panchos- hace que cada vez el caos sea más y más y mucho más grande, todo gracias a que la tontez de la humanidad crece, y crece y no deja de crecer, y eso es con lo que cuentan los que van produciendo con cada vez más fuerza ese desorden, o sea, a esos que llaman “políticos”, “gobernantes” y similares, que son tan tontos como los demás, pero han conseguido entrar en el club de los mafiosos-estafadores y ladrones y desde ahí cargárselo todo; o sea, unos y otros han conformado todo este desastre que se puede ver en cualquier parte, siempre y cuando, claro, se sepa MIRAR, y no se deje uno hipnotizar por las tonterías de los medios mediatizados de desinformación.

Sigue habiendo una manía de ver un poquito, pero muy poquito, más allá de la nariz, un palmo si cabe, y creer que lo que pasa en el aquí de cada cual es exclusivo de ese “aquí”, pero que no es para nada cierto, en cada uno de los “aquí” en todo el orbe se dan las mismas estúpidas circunstancias, porque precisamente el desorden caótico este se trata de implantarlo hasta en el último rincón del planeta, incluidos esos rincones donde no parece haber nadie, sí, ahí también.

Centrarse en la “actualidad” del “aquí” que fuere es una de las cosas que más idiotizan, porque dejan de lado a un azar extrañísimo las cosas que de verdad están pasando, y que por “orden” de los desordenadores NO pueden ser tratadas en esos medios masivos de entontecimiento, por ejemplo, la invasión del desorden intercultural que está habiendo en todo el planeta, ya no sólo en Europa; hacer un énfasis especial de Europa es muy bueno para los tontos güenistas de toda laya, porque así pueden llamarte todos los improperios… que sólo para ellos lo son, así que corren el estúpido velo y a seguir desinformando.

Pero que cada cual se deje poner el estúpido velo, es una cuestión de UNO MISMO, NO hay que echarle las culpas absolutamente a nadie, o sea, lo del espejo, sí: te pones delante de él, del espejo, que sí, y ahí tienes al culpable de TODO cuanto pasa, a nivel personal y a nivel global, en serio: si tú votas, ahí tienes una de las culpabilidades más grandes; si tú te dejas guiar por los medios mediatizados de desinformación, otra razón más; si sientes que eso de “ser feliz” al precio que sea y porque te lo dicen los demás, otra de las razones; si estás a favor de las medidas expresadas por el güenismo de los que están a favor de todo sin orden ni control… y así unos cuantos etcéteras, pero que se pueden meter en la misma caja donde está lo de creerse a pies juntillas lo de las idioteces de los medios mencionados.

Ya no cuento anécdotas particulares, es muy triste y seguiría siendo una visión subjetiva, y aunque el subjetivismo está de moda, se puede ser objetivo sin temor a nada; por más tiempos que pasen… Sócrates tenía razón, y aun así lo mataron, porque intentar hallar la Verdad, -junto con su consabida Justicia, claro- es una tozudez del Espíritu Inocente que anda entre las bestias humanas que ni cortas ni perezosas imponen su subjetivismo -o sea su MENTIRA- a la realidad, entre otras razones porque son almas perturbadas -(las bestias humanas)- que reencarnación tras reencarnación cometen los mismos errores una y otra vez, gracias sean dadas a una inconsciencia -o inconsciente colectivo- que se va haciendo -muy a pesar de los que creen que hay una EVOLUCIÓN- cada vez más fuerte, y desde esa fuerza, los tuertos… ya se sabe.

Y hasta aquí la reflexión.

A más ver…

                         H.

miércoles, 25 de marzo de 2015

"Carpe Diem"


Carpe diem

"Aprovecha el día de hoy", que es lo que significa la locución latina que da título a este cuento, ha sido un consejo recurrente a lo largo de más de dos milenios para incitar al oyente o al lector a aprovechar placenteramente los días de su efímera juventud, -pero ése es el sentido más banal y menos interesante de este adagio-. Y es que hay cosas mucho más rentables y más importantes que aprovechar en cada día de hoy, desde el primer momento en que uno comienza a tener uso de razón y a hacerse responsable de su propia vida.

Tendría Angelito no más de nueve o diez años cuando tuvo su primer enfrentamiento con su director espiritual en el colegio de curas en donde estudiaba.

"Prefiero tener que arrepentirme a tener que lamentarlo" explicó al severo anciano.

"¿Y cómo distingues tú esos dos verbos?" replicó a su vez el viejo jesuíta al filosófico alumno arrodillado en el confesionario.

"Se arrepiente uno cuando ha hecho algo malo; y lo lamenta cuando no ha hecho algo que podía ser bueno".

Fueron pasando los días y los meses y los años y aquella norma de conducta fue una de las muletillas de Angelito, después convertido en Ángel, y después convertido en Don Ángel. Naturalmente tuvo que arrepentirse de innumerables acciones por no haberlas querido lamentar en su momento; pero así y todo, el balance era positivo. Angelito y Ángel y Don Ángel fueron un buscador incansable de fascinaciones y misterios. Él distinguía lo que es una "fascinación" de lo que es un verdadero "misterio" en el componente emocional del asunto. Las fascinaciones gustan y dan un pelín de escalofrío, mientras que los misterios son como el cliché del negativo de la misma foto.

Así que cuando alguien le propuso meterse a hacer magia no lo dudó ni un momento. En el colegio se decía que los malvados satánicos trabajan con hostias consagradas conseguidas por viejas que van a comulgar y se la sacan de la boca y las guardan en un pañuelo, pero él no se creía que eso pudiera funcionar, porque una hostia ensalivada pierde su principal componente, que es su espiritualidad mágica. Tampoco vale una hostia robada directamente del copón, porque se la está sacando de su contexto.

Con el agua bendita pasa tres cuartos de lo mismo: Angelito no se creyó nunca que sirva para espantar vampiros. Ni los crucifijos tampoco; -(a menos que los vampiros les tengan asco porque les recuerde a la muerte)-. Así que después de darle muchas vueltas a lo que la mayoría de las personas entienden por "magia", Angelito, Ángel y Don Ángel, optaron por investigar en profundidad el tema sin cortapisas ni prejuicios.

Si tuviéramos que hacer la relación nominal de los supuestos magos y brujos que visitaron A., A. y D.A., no tendríamos sitio para más en este libro; por lo que vamos a omitirla. Pero un día muy concreto le ocurrió un encuentro casual y momentáneo totalmente trascendental; duró unos tres o cuatro minutos: Fue su encuentro con el Sol:

Fue un 21 de marzo hacia la una y veintidós -hora oficial- del medio día.

Ángel había viajado a un pueblo de la sierra para pasar sus vacaciones de semana santa, y a aquella hora estaba paseando por un bosque a modo de parque que había en los alrededores del pueblo. Encontró una fuente construída rodeada de cuatro bancos de mampostería y se sentó. Desde allí divisó entre los árboles una especie de basamento de un inexistente edificio del que quedaban dos escalinatas simétricas. Se levantó y fué hacia allí.

Se acercó; lo rodeó; subió por una escalera a una plataforma rectangular rodeada por un banco corrido a excepción de por dos huecos para el final de las escaleras. Bajo y anduvo observando: Allí había algo sumamente extraño que no acertaba a definir. Observó atentamente las cuatro paredes de la construcción, incluso pasando su mano al tacto. Observó también los escalones y sus gruesos muretes a modo de pasamanos. Sentía en las sienes los latidos de su corazón expectante y una levísima presión obsesiva en el centro de su frente. Estaba completamente seguro de que allí había algo totalmente extraño e inusual, pero no encontraba nada que revelara qué.

Hasta que de súbito lo comprendió: No era que allí "hubiera algo", sino que allí "faltaba algo que debía estar": LA SOMBRA.

Efectivamente, no había ni un milímetro de sombra en toda la construcción, ni en sus paredes ni en el suelo al pie de las paredes.

Miró su reloj de pulsera, -era la una y veintidós, hora oficial del medio día en el meridiano del lugar, un día 21 de marzo-. Aquel fenómeno no volvería a repetirse hasta seis meses después, y era muy improbable que alguien pasara casualmente por allí durante los tres o cuatro minutos en que era observable.

Se dirigió adonde vivía el cronista de la villa, que era también médico del pueblo, y le contó su hallazgo.

"El sitio que usted ha visto se llama "El Merendero", y lo único que sé de él es que fue restaurado en 1.906, por algunos desconchones que tenía en el revestimiento de mortero y algunas erosiones producidas por la intemperie en su estructura de piedras. Lo que sí hay por allí muy interesante es un círculo de dólmenes en las montañas, que tienen al "Merendero" exactamente en su centro".

Aquella noche Ángel volvió al lugar. Era plenilunio. Se sentó, frente a la Luna, en el banco corrido que coronaba a la construcción, y esperó a apasionarse.

El viento a través del bosque parecía susurrar una ancestral canción musitada por millares de gargantas. Imaginó que todo el valle estaba ocupado por una multitud sentada en el suelo. En un momento dado sintió que una fuerza interior le puso en pie y le obligó a alzar los brazos, y sus pies iniciaron la danza griega del sirtaki.

Fue con esta danza con lo que adoró a la Luna y al Sol Ausente.

Fue su primer rito verdaderamente mágico, del que no se arrepintió jamás.