martes, 23 de septiembre de 2008

La Maquinaria que Regula (Parte 3)

(Es continuación)


Un momento que tengo una interferencia:

-Dis-cul-pe, la ca-te-dgal.

Sí, no hay pérdida, semáforo y a la derecha.

-¿?

Espere que le indique con los signos como si fuéramos mudos, es lo mejor.

Se levanta y le indica.

Semáforo in red, derecha, raig, ¿sí?

-Mu-chas, gacias.

He pensado poner un punto de información turística, porque inmediatamente me han preguntado por los Austrias y la Plaza Mayor; no hay problema, todo derecho y a la derecha, una puerta grande le indica que es la Plaza Mayor. Lo que no le he dicho es que austria no he visto ninguno, pero así es como se conoce a la zona. Austria, con mayúscula es un país de la zona centro europea. Pero era una broma mala.

No se sabe muy bien para qué la gente sale de sus ciudades y países a lo loco para ver, supuestamente, algo de interés. Una vez visto un monumento, ¿en qué modifica en algo a su ser? E incluso cuando fotografían los monumentos, ¿para qué sirve? En realidad es algo anecdótico, es algo que no sirve, de servir, para nada, pero hace bonito y así parece que no pasa nada; el mismo ciudadano se aletarga con sus propias tonterías, es fascinante.

El sistema o régimen gubernamental sólo tiene que lanzar una idea idiota, se esparce, se hace propaganda de ello y llega a los destinatarios, mayoritariamente inconscientes, o sea, tontos, y... ya está, se pone en funcionamiento de una manera pasmosa. Vamos, no es ni como en las películas. Es lo que tiene el gregarismo y la Realidad, claro.

Sin embargo, con quien no pueden todos los sistemas gubernamentales de todos los colores que haya, es con el Ser Pensante Consciente, y ni que decir tiene con el Dios Viviente, eso ya es de fiesta intergaláctica; porque con esa clase de Seres NO se puede HACER NADA, pues todo su Sistema es OTRO, y por lo tanto no penetra NADA que sea de origen monstruosamente humano. El Dios Viviente rechaza todo, todo y todo lo que tiene que ver con el ser humano monstruoso, quizá, si cabe, recoge alguna ideílla que a tal ser horrendo se le ocurre de casualidad, y ya está, luego eso se trabaja mejor, se depura y sirve para una Idea Base, algo con lo que seguir adelante con la Lucha más grande jamás llevada a cabo en silencio pero de manera efectiva.

-Y lo de que el ser humano es malo por naturaleza. Más que nada para que conste en acta.

Lo podemos observar en cualquier lugar donde haya infantes o niños pequeños, de cualquier parte del mundo. Los ejemplos públicos se pueden recoger en la prensa, pero los ejemplos vivenciados son los mejores.

Un día, observando a tres niños de esos, -seres humanitos horrendos como pueden serlo los adultos-, estaban haciéndose la vida imposible entre sí. Las edades serían entre 1 y 4 años; uno era macho y las otras dos hembras; las hembras en un principio parecía que jugaban inocentemente con el macho, el más pequeño y además estaba en su carrito o carricoche y por lo tanto estaba bien atado, y por cierto había dos adultos machos con esos tres monstruitos. Bien, pasando los instantes, las hembras comenzaron a morder al macho atado en carricoche y evidentemente, al no poderse defender en condiciones comenzó a emitir unos horrendos gritos con tal agudeza que era bastante desquiciante. Los adultos machos NO hacían nada al respecto, ellos hablaban de cualquier incongruencia o tontería y por tanto las hembras pequeñuelas se lo estaban pasando pipa. Los mordiscos se lo daban en cualquier parte de la cara, y aunque no fueran muy salvajes, al macho pequeñito se le veía ya al pobre atosigaíllo. Yo estaba fascinado porque mi principio de “el ser humano es malo por naturaleza” se estaba dando al mil por mil. ¿Cómo es posible ese acto si no es porque la maldad les desborda por cada porito de su asquerosito ser humanito? Por cierto, mi NO acción era deliberada, en modo alguno me perjudicaba a mí lo que estuvieran haciendo esos seres, y además conociendo al monstruoso ser humano como lo conozco, basta que les llames la atención a los adultos para que te manden a paseo y que te preocupes de tus asuntos; conociendo tal cosa, así actué, NO haciendo NADA.

-Imaginamos que la respuesta de un horrendo ser humano sería que estaban jugando inocentemente.

¡NO! No es válida esa estúpida argumentación, pues el mal NO proviene de la inocencia, el mal proviene sólo, única y exclusivamente del MAL mismo, de la nefanda nube negra noosférica que recubre al repugnante ser humano, que asimila, se deja succionar, se deja “vivir” por eso y sigue y continúa. En lógica inteligente y práctica, la acción de los machos adultos ante esa horrible visión de esas hembritas haciendo putaditas al pequeño machito, hubiera sido ipsofacta, algo así como “¡pero bueno, parar ya, no veis que estáis molestando a fulanito?!” y así parar esa maldad. De otra forma sólo se puede pensar en lo que estamos reiterando, inconsciencia, irresponsabilidad y dejar hacer a la maldad que se lleva dentro desde el mismísimo primer segundo de fecundación en el útero. El MAL lleva mucho tiempo sin que nadie le de de golpes y sólo se ha multiplicado. Y NO importa, pues cuando llegue el momento exacto se le paralizará, se pondrá en Funcionamiento la Armonía y evidentemente la Belleza y el Amor y ya está, pero mientras tanto, ahí los tenemos: cultivándose en el mal puro y duro y todos ellos tan... “contentos”, que ni si quiera, pues su inconsciencia es tal que ya no tienen ni los sentidos normales y por su puesto nada de valores o cosas de esas.

Por tanto es de inteligentes pensar que se debe de seguir en la práctica poco a poco puesta en marcha de la NO humanidad, prescindir de ellos en todo lo que se pueda. Qué mejor que ser atendido por una máquina, aunque haya sido programada por un ser humano, que por un nauseabundo ser humano que se queja y hace prácticamente todo mal o de mala gana. Se está demostrando en todos los grandes centros comerciales. Los puestos de “cóbrese usted mismo” son acojonantes, casi no tienes que esperar cola y haces lo mismo que hacen las bestias humanas sentadas y pasando el código de barras por delante de un visor electrónico; si lo haces tú no tienes ni que saludar a la máquina, o puedes hacerlo porque es lo mismo que saludar a los bichos humanos, que no te responden en la mayoría de los casos. Pero es evidente que si lo único para lo que están los monstruosos humanos haciendo lo de pi, pi, pi, pi, -ruidito de los productos pasando por delante del lector de códigos de barras-, qué mejor y más ahorro es que lo haga una máquina. Estamos esperando la idea de que el propio carrito ya lleve insertado un lector de esos códigos y ya a la salida se efectúe el pago de lo adquirido. El paro subiría como la espuma, pero es lo mismo, sería algo más a inconscienciar por el estúpido humano.

Se están creando almacenes informatizados donde tan sólo tienes que teclear lo que buscas para que el sistema robotizado que coge o prende lo buscado, lo localice y te lo muestre, imagino que a nivel industrial y luego a nivel casero, como la denominada domótica, sistemas que hacen que ya no tengas que depender de ayudantes humanos asquerosos para nada, sirvientes o sirvientas, vaya.


(Continuará)

1 comentario:

kyle xy dijo...

Acabaremos siendo sustituidos por robots. Es que a este paso...
SALU2